Está en: Inicio > LOS PUEBLOS

Montuerto

Montuerto

Enclave dulce, que baña pies en el Curueño y perfuma callejas por las laderas que dan al monte, el pueblo de Montuerto es equilibrio de montaña y vega, historia y geografía, tradición y piedad.

Este ramaje heterogéneo de piedras y árboles, aguas y ruinas, puede abarcarse en su conjunto, si el viajero accede a Montuerto una mañana de mediados de mayo, cuando los vecinos parten de la iglesia, para ascender la milenaria Calzada romana, que sube entre guijarros y rosales silvestres. Llevan en andas la imagen de la Virgen, y se dirigen a la explanada del Castillo… Gótica procesión, hasta la entraña del medioevo, con las canciones religiosas aún redimidas del olvido, por el mismo camino que diseñó el romano, con cantos empotrados y contrafuertes de caliza, que pespuntean de verde las hierbas salvajes.

Desde este mirador alzado sobre el río, se ve, a lo lejos, el dibujo dormido de la llanura, los tejados rosáceos de las casas de piedra, las callejas torcidas, los escudos heráldicos diseminados en las tapias, y aún los robados … (“Se fueron a Madrid“), dicen con pena.

Montuerto

A su Virgen la llaman de Soelcastillo, (talla del siglo XVI) pues su ermita se situó en las inmediaciones de la fortaleza, hoy cementerio aún en uso. Unas volutas de arcada gótica trepan por la cornisa de la piedra tapial. 

Montuerto tiene como patrono a San Roque, que es el 16 de agosto, pero su fiesta palidece ante este acto mariano, de descarnada hechura. El cortejo gana la puerta del cementerio, conteniendo el jadeo de la ascensión, reza un responso por los muertos, y quienes aún viven entonan el himno a la Virgen de la Montaña, con la asombrada pregunta de la estrofa: “Hermosa Virgen, ¿ qué haces aquí ? “. Rara interpelación de quienes viven en este paraíso, donde se anudan las coordenadas de hidalguía y belleza.

Montuerto

Todos los vecinos de Montuerto, (Sierras, Garcías, Suárez o González) se declaraban en padrón como nobles notorios. Son los mismos de ahora; parecen regresados de un viaje nunca hecho. Las calles, como entonces, están empedradas y caen al río.

Sines montó al sur del pueblo el camping ´Tagüima´, o ´Las Cuevas´, para unir verde y agua.

Montuerto

El río del olvido se remansa y aquieta. Se torna inolvidable.

Imágenes: Manuel Martín

Sede electrónica Tablón de Anuncios Portal Transparencia

ACTIVIDADES Y EVENTOS

TELÉFONOS DE INTERÉS

  • Ayuntamiento: 987 741 207
  • Consultorio Mé...: 987 741 207
  • Centro de Salu...: 987 735 675
  • FEVE Estación ...: 987 271 210
  • Juzgado de Paz: 987 741 207
Más teléfonos
Financiación