Está en: Inicio > TURISMO Y OCIO > Agua, caliza y verde

Agua, caliza y verde

Su mitad norte asombra a los viajeros, como escribió José Luis Leicea:

“Una de las zonas donde el paisaje adquiere caracteres impresionantes y casi dramáticos es la región que se abre, al pie de La Vecilla … En un camino abrupto, imposible de sospechar, la carretera se introduce, encañonada entre las dos paredes de la montaña, en un desfiladero sorprendente, quebrado en rápidos zig-zags… El agua de este río, limpia como cristal, se rompe contra las peñas y salta en el aire hecha espuma… como en una caja de resonancia. La bravura de esta naturaleza adquiere así un carácter dramático en la dimensión del sonido. En algunos lugares la corriente se remansa en los pozos y adquiere tonalidades de un azul cobalto”

 

.

De esta orografía encrespada dan fe las alturas de los montes que puntean el norte del municipio de Valdepielago: Así el Pico Polvoreda, sobre Correcillas (2.007 m.), la Peña Valdorria (1.923 m.), La Braña (1.873 m. ) o el Cueto Ancino (1.721m), que aquí es conocido como Pico el Huevo. El inventario de estas elevaciones adquiere los fastuosos nombres que les asigna la toponimia de la zona: La Peña el Santo, junto a Valdorria, la Peña Morquera, Peña Galicia,(1.617 m.) Bucioso, el Cueto Salón, Sancenas o el Dornón, Los Tres Mojones (1.886m)

Cedemos la palabra al sociólogo Elías López Morán, gran conocedor de la comarca, quien escribió en el año 1900:
“A cada vallecillo de montaña convergen, en forma de abanico, varias depresiones del terreno y por cada una de ellas deslízase un arroyuelo, en cuyas márgenes están situadas las aldeas… Reunidas todas las aguas de cada vallecillo, entran por la hoz o garganta, y llegan, al salir de ésta, a la ribera respectiva, dejando el modesto nombre de arroyo para trocarlo por el de río “.

Ancestrales caminos de piedra y agua vertebran el territorio. El río Curueño es su cordón umbilical al que ha de añadirse el aporte de innumerables regueros de montaña.

Debajo de Nocedo vierte su caudal el hermosísimo reguero de Valdorria, lleno de impresionantes escorzos naturales en un breve espacio de terreno. Después de discurrir este riachuelo de agua mineral por un paisaje bordeado de abedules, fresnos y salgueras, que lo acompañan hasta Valdorria, olvida allí su cauce verde y se encamina hacia el paraje de Vacesal, donde las rocas lo golpean con desplomes vertiginosos. Salta el reguero buscando puerta de salida y finalmente va a dar a un agujero abierto, por donde se despeña, en un halo de juegos de espuma y luz: es la Cascada de Valdorria, a la que le impusieron el epíteto de Cola de Caballo. En sus paredes verticales centellea la luz, se rompe el agua en hilos microscópicos y es tal su disolución que el humo truena, o bordonea un bajo cifrado como a la espera de la melodía principal.

Los accesos para visitar esta cascada están acondicionados desde la carretera, poniendo su secreto al alcance de todos.

Sede electrónica Tablón de Anuncios Portal Transparencia

ACTIVIDADES Y EVENTOS

TELÉFONOS DE INTERÉS

  • Ayuntamiento: 987 741 207
  • Consultorio Mé...: 987 741 207
  • Centro de Salu...: 987 735 675
  • FEVE Estación ...: 987 271 210
  • Juzgado de Paz: 987 741 207
Más teléfonos
Financiación